Expertos exigen a ACNUR y CIDH analizar daños de sanciones a Venezuela

Lucrecia Hernández, miembro de la Organización Social para la Defensa de los Derechos Humanos –SURES-,  explicó que la semana pasada, 47 organizaciones de DDHH emitieron un comunicado resaltando la importancia de la protección de los venezolanos que residen fuera del país, tras unas declaraciones y una guía de Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados –ACNUR- y de una resolución de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos –CIDH- en torno a la figura de los refugiados venezolanos. “Cuestionamos, no el apoyo a los venezolanos, sino que exhortamos a estas instancias a explicar, ahondar y analizar las causas del porqué los venezolanos están saliendo del país”.

En entrevista a Esther Quiaro y Jorge Amorín en el programa Al Instante de Unión Radio, ratificó que desde hace algún tiempo se les está pidiendo a estos organismos que analicen y reconozcan el daño que están ocasionando al país las sanciones económicas aplicadas por Estados Unidos, la Unión  Europea y Canadá que, a su juicio, son las verdaderas causantes del éxodo de los venezolanos. “Diferimos en cuanto a las causas por lo que ellos emiten la resolución que no tiene nada que ver con persecución política sino con una situación de crisis que se vive en el país a causa del bloqueo declarado por las medida coercitivas”.

Por su parte, la abogada experta en Derechos Humanos, Ana Bracho, destacó que es importante diferenciar entre el estatus de refugiado y el de migrante porque -explicó- los venezolanos son migrantes debido a que los refugiados son aquellas personas que huyen por persecución política  y no pueden retornar a su país de origen.

Agregó que en torno al tema de la migración venezolana hay mucha hipocresía de parte de organismos, como la ACNUR y de la CIDH que, además de tomar en cuenta las sanciones internacionales impuestas a Venezuela, deberían preocuparse por el endurecimiento de las medidas que han tomado países como Colombia contra los migrantes venezolanos. “Como en enero que hubo una deportación masiva de venezolanos en Cúcuta y en 2017 el gobierno panameño comenzó a exigirle visas a los venezolanos”.

Considera que en el escenario migratorio hay que exigir el respeto a la elemental condición de humanos de los venezolanos “porque se está yendo a prácticas como la de trata de personas; tenemos la denuncia de cómo no se está hablando en Venezuela de esas muertes de venezolanas en las fronteras y eso es lo que debemos rescatar. Hay un reconocimiento de la migración internacional pero tiene que haber un reconocimiento de la xenofobia, la explotación, la violencia y la precariedad a las cuales, estos países que se dicen amigos, estarían sometiendo a los venezolanos que tienen en sus países”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.