Pacientes renales en Maracaibo: “El mismo gobierno nos está matando”

José Torres, afectado, denunció que los ascensores del HUM no funcionan desde hace dos años y ellos deben subir por las escaleras hasta el piso nueve para recibir el tratamiento. “Los chavista no hacen nada y nosotros nos estamos muriendo”

Pacientes renales del Hospital Universitario de Maracaibo protestaron este jueves 15 de noviembre frente a la sede de la Gobernación de Zulia para exigir la entrega de insumos y la reparación de las instalaciones del centro asistencial.

José Torres, afectado, denunció que los ascensores del HUM no funcionan desde hace dos años y ellos deben subir por las escaleras hasta el piso nueve para recibir el tratamiento.

“Se trata de una violación a los derechos humanos. Los chavista no hacen nada y nosotros nos estamos muriendo. Queremos que nos atiendan. Después de hacernos la diálisis, nosotros no podemos bajar nueve pisos por escaleras”.

Torres contó que no reciben las horas necesarias del tratamiento, sino la mitad. “Necesitamos cuatro horas y los que nos dan son dos horas y media. El mismo gobierno nos está matando”.

Agregó además que no cuentan con el servicio de laboratorio y que deben pagar para hacerse los chequeos mensuales. “Entre 800 y 1.000 soberanos pagamos al mes por los exámenes, porque los tres laboratorios del HUM están cerrados porque no tienen nada para trabajar”.

Coromoto Gelbes, paciente renal desde 2013, también protestó. Contó que la semana pasada debió llegar a la 2:00 de la mañana al hospital para ser uno de los primero 20 pacientes y poder ser beneficiada con una bolsa de sangre. “Cuando hay sangre, tenemos que llevar donantes y además madrugar porque solo entregan 20 bolsas. Y si requieren la sangre, tienes que ir a las clínicas privadas y comprar la bolsa en 5.000 soberanos”.

En la Unidad de Diálisis del HUM se terminaron las soluciones este miércoles 14 de noviembre, los catéter -que se venden entre 15.000 y 20.000 bolívares soberanos- corren por el financiamiento de los pacientes y la limpieza y desinfección la hacen los familiares.