Rusia defiende su lugar en mercado gasístico europeo ante presiones de EEUU

Rusia defendió  su lugar en el mercado gasístico europeo frente a las presiones de EEUU, que critica la “dependencia” de Europa del suministro ruso y trata de liquidar el polémico proyecto del gasoducto Nord Stream 2 para aumentar sus exportaciones de gas natural licuado (LNG) a Europa.

“Europa puede recibir gas de otras fuentes y lo hace, pero el LNG estadounidense es un 30 % más caro que nuestro gas”, señaló el presidente ruso, Vladímir Putin, en un panel de la Semana Energética de Rusia, que se celebra del 3 al 6 de octubre en Moscú.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha criticado abiertamente a Berlín por su apoyo al Nord Stream 2, que suministrará directamente gas ruso a Alemania por el fondo del mar Báltico, al afirmar que Alemania está “totalmente controlada” por Rusia por la energía que recibe de Moscú.

El Gobierno estadounidense, a través del secretario de Energía, Rick Perry, ha amenazado además con sancionar el proyecto -participado por la rusa Gazprom, la francesa Engie, las alemanas Uniper y Wintershall, la austríaca OMV y la anglo-holandesa Shell- al que también se oponen varios países del este de Europa, sobre todo Polonia.

Putin recalcó que el Nord Stream 2 es un proyecto puramente comercial y está vinculado al aumento del consumo energético y la reducción de la producción en Europa.