Uruguay está “orgulloso” de su presidencia en el Consejo de Seguridad de ONU

Uruguay está “orgulloso” de su presidencia en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) durante 2016 y 2017 por haber trabajado “arduamente” en la defensa de los derechos humanos, la protección de los civiles y el mantenimiento de la paz.

Así lo dijo este miércoles a la prensa, después de la presentación de un informe sobre la actuación del país en el Consejo, el representante permanente de Uruguay ante la ONU, Elbio Rosselli, quien aseguró que esta nación realizó “numerosas actuaciones” para darle al Consejo de Seguridad mayor transparencia en sus trabajos y ser más responsable de “rendirle cuentas a la membresía”.

Si bien reconoció que todavía queda mucho por hacer con respecto a estos temas, Rosselli afirmó que estas tareas “no tienen fin nunca” pero que el país ha contribuido y están “orgullosos” de haberlo hecho.

“El Uruguay ingresa al Consejo de Seguridad después de 50 años de ausencia (…) pudimos reposicionar al país nuevamente en el órgano más importante del sistema de las Naciones Unidas”, subrayó Rosselli.

Uruguay presidió el Consejo de Seguridad en el bienio 2016-2017 y el representante permanente de ONU destacó que fueron dos años “de mucho trabajo” donde tuvo un equipo “excelentemente constituido” tanto en Montevideo como en Nueva York, lo que le permitió a la Cancillería uruguaya tener un contacto fluido con “instrucciones claras y necesarias”.

Esta fue la segunda oportunidad en la que el país sudamericano tuvo membresía dentro del Consejo, ya que la primera había sido en el bienio 1965-1966.

En este sentido, Rosselli subrayó que han recibido “muy buenos comentarios” respecto a la labor de Uruguay en la presidencia por parte de los colegas de otros países y acotó que desde el país sudamericano ya están propiciando una nueva candidatura una tercera membresía en el Consejo durante el bienio 2033-2034.

Al respecto, el canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, dijo en conferencia que reflexionó mucho sobre el balance de la experiencia de Uruguay al frente del Consejo de Seguridad y destacó que el país “no podía seguir ausente” del principal órgano que decide “el mandato de las operaciones de mantenimiento de la paz”.

Para el canciller, “resultaba natural” la participación de Uruguay luego de décadas de contribuciones para la paz.

Por último, Nin Novoa, dijo que este libro, que se presentó en el Anexo del Parlamento uruguayo, va a servir como material para que el país se proyecte “con mayor solidez” en una futura tercera membresía.