Satanás, el sicario del Tren de Aragua capturado en Chile

 

Satanás es su apodo porque en el Tren de Aragua no había otro más sanguinario que él, ni siquiera el decapitador alias «Catire». Nadie como Satanás a la hora de matar

La historia de Hernán David Landaeta Garlotti transcurre entre entradas y salidas de prisión, asesinatos, extorsión, robos e intentos por escapar. El temible sicario que forma parte del Tren de Aragua, en algún momento fue conocido como «el matapolicías». Hoy está bajo el control de la justicia chilena, tras haber sido detenido en la ciudad de Iquique y será presentado este viernes ante el Juzgado de Garantía de Pozo Almonte.

Alias «Satanás» habría reconocido el asesinato del venezolano Yohair Gutiérrez en la localidad La Pampa de Alto Hospicio. Gutiérrez murió el pasado miércoles 22 de marzo, tras recibir varios disparos de bala en plena vía pública.

Pero «Satanás» es responsable de mucho más. Landaeta Garlotti fue ampliamente reseñado por medios de comunicación peruanos en el año 2019, cuando fue capturado por los cuerpos de seguridad de ese país.

Específicamente el 8 de febrero de 2019, Satanás fue detenido por agentes de la División de Investigación de Homicidios de la Dirincri. “Este sujeto (‘Satanás’), como muchos venezolanos, entró a nuestro país por la frontera, con una identidad falsa y con esta cédula intentó sorprendernos”, dijo al medio peruano OJO, el coronel PNP Marco del Águila, jefe de la División de Homicidios de la Dirincri.

En ese entonces, su captura fue posible tras meses de investigación, ya que los agentes lo buscaban por el asalto a una bodega en San Martín de Porres el 27 de julio de 2018, donde resultó herido el PNP Albert Grajeda Puma. “Primero ubicamos el auto que usaron para el atraco y luego dimos con el paradero de los tres cómplices de Landaeta, entre ellos otro venezolano”, dijo del Águila.

Pero el terror que ha infundido durante años Landaeta Garlotti era evidente y sus cómplices se negaban a revelar su identidad. “Solo teníamos el alias de este sujeto y que era venezolano, sus cómplices no querían darnos más información porque le tenían miedo”, dijo el coronel. Entonces, las autoridades peruanas establecieron contacto con sus pares de Venezuela y lograron identificar plenamente a “Satanás”.